América noqueó al Puebla de Larcamón en la Ida de Cuartos (6-1)

Por el criterio de gol de visita, La Franja tendría que marcar 6 goles y que Las Águilas no anoten en el juego de Vuelta
Foto: Imago7

Los goles del América cayeron en cascada sobre la portería de Antony Silva, la peor goleada en contra desde ‘Dios sabe cuándo’. Era el minuto 65 y Puebla había encajado cuatro. Al final permitieron seis; apenas y marcaron uno. La esperanza de pelear por el título se desmoronó frente al Cuauhtémoc abarrotado; este torneo no será, el próximo ‘quién sabe’.

En tres días, después de sacar a Chivas en la Reclasificación, La Franja perdió la base de principios futbolísticos de Nicolás Larcamón: ambición, confianza, orden táctico y la altanería de competir frente a cualquier plantel. Uno a uno, las Águilas gastaron de su clase y mangonearon a los poblanos a placer.  

El inicio avivó ilusiones en la afición de los camoteros. La tibia de Jordi Cortizo metió la pelota en el arco azulcrema, posterior a un disparo de zurda de Federico Mancuello. La parábola partió con dirección al costado izquierdo del portero Guillermo Ochoa, pero Cortizo desvió y abrió el marcador.

La ventaja (1-0) no existió para Larcamón, desconfió; sus gritos, manoteos, chiflidos, fueron imperceptibles con el estadio lleno. Pidió reforzar la defensa, ubicar dos centrocampistas en medio sector y que los delanteros permanecieran en la línea mitad-dividida del campo. Vino la artillera del América y clavaron dos ‘pepinos’ en dos minutos.

Por aire, el chileno Diego Valdés, de cabeza, puso el primero; brincó la marca de Maximiliano Araújo, quedó solo frente a la puerta de Silva y metió la frente. Con la punta del botín Henry Martín descontó el segundo; el español Álvaro Fidalgo cruzó la bocha a la ‘olla’, Valdés peinó el centro por encima de Lucas Maia y dieron la vuelta (1-2).

La conexión de los tres defensas Gastón Silva, Diego De Buen y Maia entró en caos, corrieron abrumados en cada carrera de Henry y Valdés. No ganaron ningún mano a mano, las piernas les temblaron, veían pisadas, taconazos, pases cortos, sin poder pescar el ritmo.

Puebla intentó empatar apenas sonó el silbatazo del segundo tiempo. Maxi Araújo y Jordi Cortizo probaron suerte, pero los intentos no prosperaron. En cambio, un balonazo de 40 metros de Néstor Araujo al frente sí. Henry pichó, burló otra vez a Maia y firmó su doblete.

Al minuto 65’ subió la cuenta azulcrema por cuatro: por enésima vez Lucas Maia perdió el marcaje, ahora de Alejandro Zendejas, quien contra-remató el balón tras una escupida de Antony Silva. Pero ahí no terminó.

Los uruguayos Brian Rodríguez y Federico Viñas entraron de cambio y sumaron el quinto y sexto. El de Rodríguez pareció anotación de interescuadras: recibió un despeje del arquero, más de 60 metros, la bola picó en el pasto, controló, les pintó la espalda a los centrales y firmó con la pierna derecha.

La anotación de Viñas también mostró tinte de entrenamiento, jugó de pared con Jonathan Rodríguez y liquidó como un penal en movimiento. 

Deja un comentario

Nosotros

El Semanario Gráfico inició circulación en noviembre de 2020, tras 11 meses de desarrollo. Nuestros primeros pasos en el periodismo lo dimos como Sala de Prensa, proyecto universitario que mantuvo vigencia por más de 7 años.

Reciente

Siguenos

Suscríbete a nuestro portal

Toda la información al momento