“Cuando todas juegan”, futbolistas alzan la voz contra la violencia de género

Foto: Oscar Rodríguez
Wendy Herrera

Wendy Herrera

Igualdad salarial, erradicar la violencia de género y el reconocimiento de la Federación Mexicana de Futbol (FMF), son algunas de las peticiones que futbolistas mexicanas exigen en el manifiesto “Cuando todas juegan”.

En el comunicado, publicado el pasado 13 de marzo en el portal de Asociación Mexicana de Futbolistas (AMFpro), destacan 5 propuestas que buscan hacer conciencia sobre los retos que enfrentan las mujeres en la industria del balompié azteca.

“Reivindicamos que las mujeres sean reconocidas como personas, seres humanos completos”, menciona el primer punto. Haciendo referencia a que las futbolistas tengan “la oportunidad de ser estudiantes, madres y trabajadoras sin enfrentarse a barreras de género impuestas sistemáticamente”.

La polémica sobre discriminación por embarazo y orientación sexual está presente desde arranque de la Liga MX Femenil. De acuerdo con la periodista Marlen Santos, en un artículo publicado en 2017 para La Jornada, afirmó que “sí alguna se llegará a embarazar, enseguida se anulará el contrato. No habrá servicio médico ni prestaciones a las que obliga la ley a todo patrón”.

La segunda iniciativa solicita que la industria del fútbol y otros participantes “dejen de ver quién juega, quién transmite, quién comenta y quién dirige; para enfocarse en cómo juega, cómo transmite, cómo comenta y cómo dirige”.

Con el objetivo de que el valor de las acciones sea del deporte mismo, y no de quien las lleve a cabo, ni de su aspecto físico. Tal es el caso de Norma Palafox, jugadora de Chivas, quien, hace una semana, compartió en entrevista algunas experiencias donde ha sido víctima de acoso.

“Llega un punto donde te incomoda que no te puedas acomodar una espinillera porque ya hacen otro tipo de gesto (…), no nada más somos un objeto, no nada más somos un cuerpo. También tenemos sentimientos, también pensamos, también somos seres humanos”, declaró para AS México.

Salarios equitativos en la Liga MX Femenil

Equidad en salarios, fue otra de las peticiones que cita Cuando Ellas Juegan, “demandamos una verdadera equidad que aspire a hacer del futbol femenil un negocio propio y autosustentable, ajeno a los ingresos y los resultados de sus contrapartes varoniles”.

En 2017 un análisis publicado por ESPN Digital recopiló el pago de honorarios para futbolistas, que en los inicios de la Liga MX Femenil no superaba los 2 mil 500 pesos mensuales. Dos años después el 80% de los clubes aumentó el salario de sus jugadoras, pero solo en casos de “mayor antigüedad”.

Al mismo tiempo, la inversión de los patrocinadores juega un papel importante en las garantías de las mujeres; el desarrollo de las plantillas depende del interés y la capacidad.

En el mismo archivo de ESPN menciona que Pumas, Tigres y Cruz Azul son los clubes con “mejores gastos” con nóminas de hasta 15 mil pesos. Mientras que Necaxa Puebla son de los más bajos entre 3 mil y 2 mil 500 por mes para sus representantes.

“Hoy la Liga MX Femenil no se nos puede olvidar, tiene escasos años de creación y que está en un momento de inversión. Los equipos hoy no generan un solo peso. En otras palabras, los equipos cuestan”, señaló Yon de Luisa, presidente de la Federación Mexicana de Futbol (FMF), en el foro Sports Summit 2020.

Roles de género: El silencio del fútbol femenil

“Exigimos acabar con las formas actuales del juego cuyos roles de género aún enquistados agreden desde el lenguaje, acosan, y censuran todo aquello que las cuestiona”, es la cuarta solicitud del desplegado.

El acoso es otro de los retos a los que se enfrentan las figuras del fútbol femenil, ya sea por parte de la afición, árbitros o medios de comunicación.

Un antecedente reciente, en octubre 2019, fue el caso de una revisión arbitral a elementos del Club Puebla. En aquella ocasión un árbitro varón pidió a las jóvenes levantarse la playera para cumplir con el protocolo de salida; el acto fue denunciado por la capitana del equipo, sin embargo, la Femexfut no sancionó al silbante.  

El último asunto que atiende el manifiesto celebra que el fútbol femenino se haya convertido en un movimiento revolucionario en sí mismo, por lo que reafirman su deseo que continúe como plataforma activista.

La Liga MX Femenil se ha consolidado, a lo largo de casi tres años, como una aspiración para las mujeres mexicanas con interés en el deporte. Que la Liga rosa tenga la misma recepción que el futbol varonil es un reto, pero el inicio del cambio empieza con la equidad dentro y fuera de la cancha.

Deja un comentario

Suscríbete a nuestro portal

Toda la información al momento