Puebla sella empate deslucido con Tigres

Foto: Imago7

Estrategia es el ‘arte de proyectar una operación, es una serie de acciones que buscan un fin determinado’, -dice Oxford Idiomas-. Apela a un esfuerzo físico-mental definido, y no tanto de la improvisación. Abusar de lo espontáneo causa desgaste y fracaso; o dos puntos de 12 para el Club Puebla en cuatro partidos.

La baja de resultados es consciente por su entrenador Nicolás Larcamón en su autocrítica, conoce el perfil de los jugadores que, en su mayoría, no alcanzan las demandas de la Primera División, y otros más que han deambulado por el futbol de México sin trascendencia.

A casi un mes de torneo, el cuerpo técnico y la afición ven que Fernando Aristeguieta es un fantasma comparado al peruano Santiago Ormeño. Esta noche la única ocasión que tuvo el venezolano fue un tiro penal que le quitó al manso Christian Tabó, rehabilitado de ira por la roja en la primera fecha.

Tigres no presionó por quebrar al Puebla, muy lejos de la dinámica de década de Ricardo Ferretti, el ahora conjunto de Miguel Herrera no exigió atención, incluso dio el lujo de perder un hombre a ocho minutos de cerrar el juego, agregando la falta de los franceses André-Pierre Gignac y Florian Thauvin, y el capital Guido Pizarro.

La Franja comenzó una táctica imprecisa que duró tiempo completo. Por la banda derecha, el lateral George Corral intentó varios pases a Aristeguieta, pero el tino del delantero erró en dos llegadas seguidas. Así pues, uno de esos centros logró pegar Diego de Buen contra la meta de Nahuel Guzmán.

Tal fiasco del atacante del Puebla, como el de los felinos de Nuevo León. Solo sin arquero, Nico López tiró desviado en un sobresfuerzo por la línea final de Leo Fernández. La partida se tornó en que equipo era peor en disparos o mejor en zona defensiva.

Por un penal los poblanos abrieron el marcador. El paraguayo Antony Silva despegó la bola a casi tres cuartos de terreno, Fernando Aristeguieta dejó botar el esférico, le pintó la espalda a Luis Rodríguez y pasó a Tabó. Llegó el brasileño de Tigres Rafael Carioca a desplazar al delantero uruguayo, y el árbitro sancionó con tiro de castigo.

Cuando Christian Tabó tomó la pelota, Aristeguieta impuso su carácter y marcó desde los once metros.

El Puebla de Larcamón reinició el ritmo sin nada en los primeros minutos de la segunda mitad, y por eso sufrió el empate. La táctica de la visita concretó un triángulo de pases entre Rodríguez, Luis Quiñones y El Diente López, para que este último anotara sin guardameta y sombra en frente.

Entre la indecisión de ataque de Tigres y la improvisación ofensiva, La Franja reestructuró la carrocería con dos centros atacantes frescos, Guillermo Martínez y Amaury Escoto, que produjeron el posible gol de avanzada, negado por los guantes de Nahuel Guzmán.

A menos de 10 minutos de finalizar las acciones, Luis Rodríguez salió expulsado por doble amarilla. Pero sin valía Puebla, pues nadie quiso apuntar contra el arco visitante.

Por fecha doble, esta semana el equipo camotero estará de viaje en Tijuana para jugar con Xolos, y luego en Ciudad de México contra Pumas, que sí no suma su primera victoria, la mediocridad los abra estrujado.

Deja un comentario

Nosotros

El Semanario Gráfico inició circulación en noviembre de 2020, tras 11 meses de desarrollo. Nuestros primeros pasos en el periodismo lo dimos como Sala de Prensa, proyecto universitario que mantuvo vigencia por más de 7 años.

Reciente

Siguenos

Suscríbete a nuestro portal

Toda la información al momento