Desaparición del “ascenso” frena desarrollo de divisiones inferiores de futbol

Foto: Cortesía Liga TDP
Wendy Herrera

Wendy Herrera

La desaparición del ascenso frenó el desarrollo del balompié nacional. Sin la posibilidad de escalar a una máxima categoría profesional, equipos de Segunda y Tercera División abandonaran las competencias en el próximo ciclo. La Federación Mexicana de Fútbol (FMF) limitó la competencia deportiva con nuevas medidas que, aparentemente, solo benefician a la Primera División.

La Liga MX se encuentra blindada por el acuerdo que dio vida a la Liga de Expansión. En lugar de descender, los clubes de Primera que finalicen el año futbolístico en los últimos tres lugares, destinarán recursos económicos a la nueva justa –ex división de plata- como penalización.

Los ingresos de la también llamada Liga de Desarrollo serán sustentados con el contrato colectivo de derechos de televisión, que garantizará estabilidad económica a los participantes. Mientras tanto, ninguna de las divisiones podrá ascender a la Liga MX.

Lejos del principal objetivo –el ascenso-, las instituciones afiliadas a la Liga Premier y la Tercera División Profesional (TDP) solo recibirán un trofeo; sin incentivos, los inversionistas buscan aplazar el arranque del torneo hasta 2021, con la intención de tener una mejor estabilidad financiera.

En promedio, las franquicias gastan entre 1 millón y medio hasta 10 millones de pesos por temporada. Sus gastos están divididos en traslados, registros, sueldos y comidas. Ahora, sin poder subir de categoría, los empresarios no encuentran un motivo para continuar invirtiendo en la formación.

En entrevista con ProcesoMiguel Ángel Rogel, dueño del Atlético Estado de México en Liga Premier y Linces de Tlaxcala en la TDP dijo que “solo un tonto se atrevería a invertir 9 o 10 millones de pesos por temporada en la Liga Premier únicamente por un trofeo y unas medallas; no hay expectativa de nada. Nadie de la Liga MX voltea a decirte: ‘Me interesa este jugador, véndemelo; te pago los derechos de formación’. ¡Nadie voltea a ver a esa liga!”.

Sin ascenso no hay motivación

A los equipos no les retribuyen ningún beneficio. Cada categoría recurre a otras alternativas para mantenerse a flote. La Tercera División, en contraste con la Premier, sustentada por el nivel formativo, cobra registros a los jugadores que oscilan entre 15 mil a 30 mil pesos por temporada.

Los impedimentos por parte de la FMF para escalar categorías provocaron que los dueños de las franquicias declinaran de su participación en el certamen. Correcaminos, Cuervos de Ensenada y Atlético Bahía son algunos de la docena de equipos que salieron de la Segunda División. En la TDP al menos 20 de las 186 escuadras tampoco participarán.

Otra alternativa para continuar con el desarrollo de los futbolistas será la afiliación a la recién creada Liga del Balompié Mexicano (LBM), organización sin reconocimiento ante FIFA. Mientras tanto, los dueños deberán decidir si seguirán por el sueño profesional, o si se despiden de la competencia.

Deja un comentario

Suscríbete a nuestro portal

Toda la información al momento