El arqueólogo Eduardo Matos revela la verdad sobre la fundación de Tenochtitlan

Share on facebook
Share on twitter
Share on email
Ilustración: Fray Diego Durán, Historia de las Indias de Nueva España e islas de Tierra Firme.
Staff Semanal Gráfico

Staff Semanal Gráfico

El arqueólogo Eduardo Matos Moctezuma desmintió que los mexicas fueron un pueblo bárbaro, que tampoco se asentaron en el Lago de Texcoco al ver un águila sobre un nopal, y esta no era devorada por una serpiente.

La leyenda cuenta que los mexicas venían de Aztlán guiados por un dios llamado Huitzilopochtli, el cual les prometió llevarlos a una tierra donde habría una señal y debían asentarse. La historia dice que este lugar era el Lago de Texcoco, y fue ahí donde vieron un águila posada en un nopal que devoraba una serpiente.

Sin embargo, en el ciclo “Grandes Maestros”, un evento organizado por la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), que se suma al programa “México 500”, para reflexionar sobre los hechos que provocaron la historia de México Tenochtitlan hace cinco siglos.

En una clase magistral impartida por el doctor Matos Moctezuma, por parte de la UNAM, sobre la fundación de México, la conquista y su rescate arqueológico, detalló que las fuentes históricas revelaron nuevos hechos sobre las ciudades mexicanas Tenochtitlan y Tlatelolco.

En 1325, unos años antes de la fundación, los mexicas provenían de Aztlán, que en náhuatl significa “lugar de la blancura” el cual es presentado en la Tira de la peregrinación o Códice Boturini, pero todavía no se ha logrado comprobar el sitio de origen.

Los mexicas estaban bajo el control del pueblo Tolteca, quienes cuando vino el poderío emprendieron una búsqueda para buscar un nuevo lugar, se dice que quién encabezó el peregrinaje fue el dios Huitzilopochtli, pero las fuentes indican que solo se iban asentando en diferentes lugares.

Uno de los sitios fue Coatepec, donde había una pugna entre dos de los grupos, Huitzilopochtli y el de Coyolxauqui, resultando el primero el triunfador, quien después llegó a Chapultepec, donde nuevamente tuvo problemas con los vecinos, iniciando así una guerra entre pueblos.

El control de esa zona la tenía el pueblo de Azcapotzalco, cuyo gobernante Tezozomoc ofreció que poblaran los islotes en medio del Lago de Texcoco, con la condición de que fueran sus tributarios y los ayudaran con sus guerras.

Asimismo, en 1337 un grupo de mexicas se separó y fundó Tlatelolco, formando la triple alianza con los señoríos de Tacuba y Texcoco quienes querían liberarse de Azcapotzalco, lo cual logran en 1428 y empiezan su expansión por Mesoamérica.

Al momento del triunfo, el señor de Tenochtitlan, Izcóatl, ordenó que la historia debía ser reinscrita y fue ahí donde nació el concepto del águila parada sobre el nopal.

La Triple Alianza y Tenochtitlan llegaron a tener más de 300 pueblos tributarios, lo que trajo descontento. Fue hasta 1473 cuando ambas partes entraron en combate y gana Tenochtitlan.

Deja un comentario

Nosotros

El Semanario Gráfico inició circulación en noviembre de 2020, tras 11 meses de desarrollo. Nuestros primeros pasos en el periodismo lo dimos como Sala de Prensa, proyecto universitario que mantuvo vigencia por más de 7 años.

Reciente

Siguenos

Suscríbete a nuestro portal

Toda la información al momento