El mercado más grande de la ciudad adopta nuevas costumbres

Foto: Oscar Rodríguez
Oscar Rodríguez

Oscar Rodríguez

El mercado más grande de la ciudad de Puebla estableció protocolos de sanidad para compradores. Lavamanos en entradas, dispensadores de gel antibacterial y uso obligatorio de cubrebocas, son parte de las nuevas costumbres que adapta el mercado Hidalgo.

Tras meses de pérdidas en mercancía y desavenencias con autoridades de gobierno, la administración de la plaza, con ayuda de sus inquilinatos, logró posible una renovación en las medidas de salubridad en la totalidad de los comercios.

Algunas reglas pasan a formar parte de la imagen del mercado; lavabos, improvisados despachadores de agua, cambios rotativos de personal, uso de gel, careta y guantes, y donación de tapabocas.

“El cliente está agradecido con los compañeros de cada sector por tener prevención al regalarles del y sanitizar las áreas de trabajo. Pasan a tener confianza, pero eso no quiere decir que nuestras ventas hayan aumentado demasiado, sin embargo, ya existe más influencia de compradores”, comenta personal administrativo del Hidalgo en entrevista para Sala de Prensa.

El cubre bocas paso a ser parte del uniforme; el mandil, la red para cabello y los guantes ya no son suficientes. Las botellas de gel son el complemento para brindar un buen servicio al cliente; la limpieza constante de los locales es estricta, la superstición de la enfermedad (Covid-19) es una realidad en los mercados.

La clientela sigue sin poder adaptarse a la nueva normalidad, adultos mayores, niños y personas ignoran cubrirse con una mascarilla, así caminan por los pasillos de los locales; la actitud de los vendedores ante esta situación es otra.

“Es falta de conciencia, nosotros tratamos de dar un buen servicio al cumplir con nuestras medidas de salubridad. Nosotros no podemos obligar a la clientela con cumplir con el uso de cubre bocas, sin embargo, tratamos de hacerle la invitación de hacer conciencia ante la situación”, comentó Rodolfo Sánchez, vendedor de comida típica.

Quienes administran el lugar son conscientes de las posibles sanciones en caso de no cumplir las solicitudes de gobierno, todos son responsables de todo.

Mercaderes ya comenzaran la adaptación a la nueva normalidad, cuestión de tiempo e insistencia para que compradores formen parte de esta.

Previous
Next

Deja un comentario

Nosotros

Lorem fistrum por la gloria de mi madre esse jarl aliqua llevame al sircoo. De la pradera ullamco qué dise usteer está la cosa muy malar.

Reciente

Siguenos

Video Semanal

Suscríbete a nuestro portal

Toda la información al momento