Gobiernos atentan contra periodistas: la cobertura del Covid-19 en Centroamérica

Foto: Oscar Rodríguez
Fernanda López / Gabriela Espinoza

Fernanda López / Gabriela Espinoza

La pandemia por Coronavirus es un obstáculo contra la libertad de expresión del periodismo en Centroamérica. Restricción en información y censura en países de la región central del continente, son reflejo de sistemas de gobierno que no quieren ver público cifras de control que hay por la contingencia sanitaria.

Reporteros de medios locales alertan de medidas insalubres y mal manejo de información de autoridades centroamericanas durante la emergencia sanitaria. Hasta el 19 de junio, según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), la zona de América central reporta más de 52 mil casos positivos por SARS-CoV-2.

“No sabemos cuántos hospitalizados y cuántos muertos hay porque no concuerdan los datos con lo que realmente está sucediendo, el desastre contrasta con la retórica triunfalista del presidente de que aquí tenemos todo bajo control, pero no es así”, refirió Jennifer Ávila, directora del medio ContraCorriente en el foro “¿Qué está pasando en Centroamérica?”. 

Durante la mesa de diálogo realizada por el Foro Centroamericano de Periodismo (ForoCap), Carlos Chamorro, director de Confidencial, comentó que en Nicaragua no solo se mantuvo en un bajo perfil las estadísticas, también en medidas de prevención, provocando que la Organización Panamericana de la Salud (OPS) interviniera en el caso.

“La OPS ha estado preocupada por la respuesta al covid-19 que se ve en Nicaragua. Nos preocupa la falta de distanciamiento social, la convocatoria de reuniones masivas”, señaló Carissa Etienne, directora de la OPS.

Opacidad y censura a la libertad de expresión

A este contexto sanitario en Centroamérica, se añade que el libre flujo de noticias e información es limitado por intereses políticos de gobiernos y sus constantes declaraciones de desprestigio a los medios de comunicación.

“En Nicaragua hay una supresión en todas las libertades constitucionales. Por ejemplo, mi redacción sigue ocupada por la policía desde hace 18 meses, y los programas de televisión que yo transmito están sometidos a censura televisiva”, compartió en Nicaragua Carlos Chamorro.

Aunado a la falta de transparencia en información, en países como Honduras existen limitaciones relacionados a la militarización de la información y manejo de datos, y la suspensión del derecho a la libre expresión, que complica el labor de la prensa, refirió la periodista hondureña Jennifer Ávila.

En El Salvador “ha sido complicado conseguir información, el presidente incluso se ha dedicado en muchas de sus cadenas nacionales a atropellar a diferentes medios”, comentó Óscar Martínez, editor de investigaciones especiales en El Faro.   

“La única voz es la del Estado”

En Guatemala, Alejandra Gutiérrez, coordinadora general de Agencia Ocote, aseguró que en busca de fuentes de primera mano, los periodistas se enfrentan a la negativa de las autoridades al momento de las cobertura sobre la pandemia.

Más de 100 periodistas y comunicadores acusaron a el presidente de guatemalteco, Alejandro Giammattei, y su gabinete por intimidación y censura, luego de varias declaraciones que descalificaron la información de los medios y sus fuentes.

En consecuencia del entorpecimiento a la labor informativa de los medios de comunicación, la calidad de los mismos se pierde, decae la credibilidad así como el derecho humano básico a la información. 

Frente a esto, la periodista panameña de ConcolónSol Lauría dijo, “Esto de estar confinados hace que al final solo sepamos decir lo que otros nos dicen, es una limitación concreta del momento.”

Deja un comentario

Nosotros

El Semanario Gráfico inició circulación en noviembre de 2020, tras 11 meses de desarrollo. Nuestros primeros pasos en el periodismo lo dimos como Sala de Prensa, proyecto universitario que mantuvo vigencia por más de 7 años.

Reciente

Siguenos

Suscríbete a nuestro portal

Toda la información al momento