La innovación y nuevos formatos, la clave para el éxito de la ola coreana del K-pop

Foto: Getty Images

La industria del K-pop es una de las más exitosas en el mundo en seguidores e ingresos económicos, su popularidad ha roto fronteras y unido a fanáticos de diferentes culturas. Por su música, vestimenta y estilo el público que reúne este género es impresionante.

El fenómeno Hallyu -traducido como ola coreana- inició a mediados de los años noventa. En 2012 su alcance se aceleró y se hizo presente en cada vez más lugares del mundo. Con el paso de los años el número de fans ha aumentado exponencialmente y se ha diversificado entre los más de 240 grupos que existen.

El k-pop ha trascendido de su país originario, Corea del Sur, y actualmente se pueden escuchar colaboraciones como la de Blackpink con Lady Gaga, ver a Itzy presentándose en Good Day New York o SuperM en el Madison Square Garden de Nueva York, que hasta hace algunos años parecían escenarios poco probables.

Como todo artista, los planes se frenaron a causa de la pandemia en cuanto a giras mundiales y otros eventos, sin embargo, se ha favorecido y concentrado la atención en los eventos en directo, que abarcan conciertos, fanmeetings y premiaciones, lo cual ha permitido una expansión para públicos de todos los países y seguir la transmisión en vivo desde sus hogares.

Idols, entrenamiento y recompensa

Cada empresa de entretenimiento tiene diferentes lineamientos al momento de realizar audiciones y reclutar nuevos talentos, una vez seleccionados son entrenados en canto, baile, rap (en algunos casos), trabajo en equipo y carisma. El entrenamiento es exhaustivo y puede durar desde algunos meses hasta años, y esto no significa que su debut esté asegurado.

Parte de esta lucha que hacen los idols para llegar al punto de ser reconocidos es lo que genera empatía y admiración por parte de los fans, además de sus cualidades como artistas en el escenario, con complejas coreografías y canciones con ritmos pegadizos.

Dado que existe un amplio número de grupos, se genera una competencia que desemboca en los charts musicales y de popularidad, y gran parte del trabajo de los fans es apoyar en la promoción de sus grupos favoritos, ya sea en la compra de álbumes y mercancía oficial, Twittear hasta generar tendencias, votar en apps de popularidad coreanas, o en el stream de diferentes plataformas como YouTube, Spotify y iTunes en América o en Genie, Melon y Bugs en Corea.

Los idols por su parte expresan su agradecimiento a los fans por todas estas labores que llevan de horas a semanas de esfuerzo y en ocasiones, los grupos les han compuesto canciones (algunos ejemplos son Thank you de GOT7 o Just for you de iKON). Es entonces cuando es notable que la relación entre ambos se fortalece constantemente.

El k-pop al rescate del formato CD

La cultura de coleccionista forma parte entre los seguidores; photocards, postales, separadores, stickers y mucho más son elementos que acompañan las copias de los álbumes (o mini-álbum, según sea el caso).

La importancia que se le da al álbum no es solamente el de haberle añadido objetos que lo hagan tan atractivo a los ojos de los fans, también es el la de haber impulsado un formato que se encontraba cada vez más en desuso, con las plataformas en internet es común guardar en listas de reproducción una o dos canciones de un álbum, sin que sea necesario comprar una copia física.

Comprar un álbum de cualquier grupo de k-pop ofrece la experiencia del unboxing, algunos de los beneficios incluso son limitados y otros son elegidos al azar, el comprador nunca sabe qué le puede tocar, y es frecuente que, para tener mayor probabilidad de obtener los beneficios que busca, adquiera más de una copia.

Cifras en 2020

BTS se ha perfilado como el grupo más popular de los últimos años, sin que esto demerite el esfuerzo de los demás grupos; sin embargo, las cifras de BTS son impactantes dada su influencia alrededor del mundo, con los conciertos en línea ofrecidos en 2020 lograron obtener 750 mil espectadores que pagaron entradas a partir de 26 dólares.

Por otro lado, su empresa Big Hit Entertainment, obtuvo 294.000 millones de wones (244,8 millones de dólares) en la primera mitad del 2020.

SM Entertainment generó ventas por 357.7 MDD, YG Entertainment por 158 MDD y JYP Entertainment por 92.8 MDD en el tercer trimestre del año 2020; estas tres son consideradas las empresas más grandes en la industria del entretenimiento surcoreano.

La innovación juega un papel importante y las empresas siempre están en búsqueda de nuevos campos y oportunidades para continuar en tendencia, un ejemplo de esto es la apuesta de la empresa JYP al haber realizado audiciones en México, quienes a través de una visión más amplia del k-pop mencionaron que buscarían “globalización mediante localización”.

La ola coreana ha creado puentes culturales en gran parte del mundo y es la unión de los seguidores lo que ha expandido estas tendencias, lo que ha significado una mayor exposición y posicionamiento en el público general. Cada vez es más accesible conseguir mercancía oficial gracias a este aumento, así como la economía en Corea (en cuanto al entretenimiento) se fortalece cada año.

 

Deja un comentario

Nosotros

El Semanario Gráfico inició circulación en noviembre de 2020, tras 11 meses de desarrollo. Nuestros primeros pasos en el periodismo lo dimos como Sala de Prensa, proyecto universitario que mantuvo vigencia por más de 7 años.

Reciente

Siguenos

Suscríbete a nuestro portal

Toda la información al momento