“Mucho riesgo y poca ganancia”, el golpe de la contingencia contra transportistas

Foto: Oscar Rodríguez

A una semana de haberse declarado la fase tres de la contingencia por coronavirus, que cerró algunas calles de la ciudad de Puebla, cientos de choferes de transporte público siguen dando servicio para llevar el sustento a sus hogares.

Por indicaciones del gobierno estatal y la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT), las rutas están obligadas a realizar limpieza constante en unidades, uso de cubre bocas y gel antibacterial para conductores, y no tener abordo más de 8, en el caso de furgonetas, y hasta 14 personas en microbuses y camiones.

El gremio transportista ha resentido en demasía la última medida, negarse a brindar servicio por capacidad significan perdidas económicas, aunado al bajo tránsito de usuarios. El poco pasaje que abordan son gente que no pueden dejar de trabajar por necesidad, o que tienen que salir a comprar productos de primera necesidad.

“Ahora lo normal es llevar cinco pasajeros de ida y con suerte los mismos de vuelta, por lo menos para ir sacando el día”, platicó Guillermo López, chófer de la Ruta 3, en entrevista para El Semanario Gráfico.

Guillermo menciona que, a pesar de que el dueño de la concesionaria bajo la “cuota” diaria, los ingresos son insuficientes por gastos en limpieza, combustible y para el gasto familiar.

“Es mucho el riesgo y poca la ganancia. Se han visto bajas por parte de compañeros que no aguantan porque no les rinde el dinero”, explicó.

Resiente transporte rural mínimo pasaje y trato de concesionarios

El transporte que transita del centro a las zonas rurales de Puebla y Cholula, también se ha visto seriamente afectado.

“Hemos tenido una disminución entre el 60 y 70% del pasaje. A veces nos vamos con 50 o 100 pesos. A veces no tenemos para para vivir, pero tenemos que seguir luchando”, expuso Víctor J.

Este tipo de rutas han tenido mayores dificultades porque sus jefes no han querido disminuir comisiones, ni mucho menos brindarles un apoyo económico o en especie.

La ruta para la que trabaja Víctor cuenta con 150 unidades, pero para permitir que todos puedan llevarse un poco de ganancia, se optó por hacer una rotación de 100 combis por día y descansar a 50 choferes cada dos días.

“Esperamos que esto se acabe pronto, porque de seguir así nos moriremos primero de hambre antes que por el virus”, refirió.

En un recorrido por diferentes rutas de transporte, se pudo constatar la disminución de personas que abortan una unidad, al igual que las medidas de sanidad por parte de los conductores como de los pasajeros.

Previous
Next

Deja un comentario

Nosotros

El Semanario Gráfico inició circulación en noviembre de 2020, tras 11 meses de desarrollo. Nuestros primeros pasos en el periodismo lo dimos como Sala de Prensa, proyecto universitario que mantuvo vigencia por más de 7 años.

Reciente

Siguenos

Suscríbete a nuestro portal

Toda la información al momento