Investigan probable desvío de recursos en Jóvenes Construyendo el Futuro

Foto: Cortesía

El programa Jóvenes Construyendo el Futuro financiado por el gobierno federal, como estímulo económico a jóvenes de entre 18 a 29 años, repartió apoyos a personas fallecidas y que estaban recibiendo otras becas públicas, reportó la Auditoría Superior de la Federación (ASF) en un informe anual.

La inspección de la ASF encontró irregularidades en los mecanismos de validación en datos de los beneficiarios, como direcciones domiciliares inexistentes o en abandono, mientras que otros centros de capacitación no contaron con pruebas de que los jóvenes recibieron ayuda.

Además, la Auditoria a través de la Secretaría de Trabajo, durante la tercera entrega de la Cuenta Pública 2019, reveló que hay 57 millones de pesos que no han sido declarados o justificados en el programa.

El instituto auditor dará un lapso de 30 días para que la dependencia a cargo reporte las cuentas faltantes antes de proceder legalmente contra los responsables, de acuerdo a la Ley de Fiscalización y Rendición de Cuentas de la Federación.

Las irregularidades en Jóvenes Construyendo el Futuro

Una de las primeras faltas que registró el programa fue la repartición de apoyos a jóvenes que fueron declarados como fallecidos. Alrededor de 68 son los casos que atrajo la Auditoria, estimando un total de 428 mil pesos.

Por otra parte, la investigación siguió con una muestra de siete Centros de Trabajo, donde cuatro de ellos presentaron irregularidades, por una supuesta capacitación a 718 jóvenes que recibieron un total de 5 millones 396 mil pesos.

La auditoría había visitado tres domicilios diferentes que fueron registrados por la empresa INAEP S.A.S. de CV, de los cuales uno era una bodega vacía de artesanías, otro un taller mecánico que desconocía la empresa auditada, y por último un piso con oficinas vacías.

Por otra parte, la ASF indicó que los pagos realizados a 3 mil 188 becarios de Jóvenes Construyendo el Futuro generó un daño al erario por 48 millones 628 mil pesos, pues había aspirantes que al mismo tiempo recibían un apoyo de la Secretaría de Educación Pública (SEP).

Por último, se registró otro daño por 2 millones 584 mil pesos, este fue por pagos que se realizaron a 183 jóvenes que también recibían dinero del Programa de Apoyo a la Educación Indígena para que pudieran terminar su educación en escuelas públicas.

Deja un comentario

Nosotros

El Semanario Gráfico inició circulación en noviembre de 2020, tras 11 meses de desarrollo. Nuestros primeros pasos en el periodismo lo dimos como Sala de Prensa, proyecto universitario que mantuvo vigencia por más de 7 años.

Reciente

Siguenos

Suscríbete a nuestro portal

Toda la información al momento