Refinería de Dos Bocas rebasa el doble de costo inicial

La refinería será inaugurada por el presidente López Obrador el 2 de julio
Foto: Cortesía
Staff Semanal Gráfico / con información de Bloomberg

Staff Semanal Gráfico / con información de Bloomberg

A 10 días de la inauguración de la refinería de Dos Bocas en Paraíso, Tabasco, la proyección inicial de costo ha disparado sus números al borde de rebasar el doble de presupuesto. La pandemia por Covid-19 y la inflación económica mundial, son los principales factores que pegan directamente en el sobreprecio, aun con incertidumbre de cuando la inversión podría dar rentabilidad.

El valor de los contratos para obras de construcción hasta 2024 firmados por la Secretaría de Energía federal (SE) aumentó a más de 14 mil millones en mayo, y es probable que el monto final oscile entre los 16 mil millones y 18 mil millones de dólares, según expertos que confiaron información en el anonimato.

Representantes de Pemex, la Secretaría de Energía y el presidente Andrés Manuel López Obrador no respondieron a las solicitudes de comentarios. Por la inflación vertiginosa, es probable que los sobrecostos sean constantes, en contra de la política de austeridad del mandatario mexicano.

La situación también genera dudas sobre si Pemex será capaz de cumplir con su objetivo de producir toda su gasolina, por lo crucial que resulta ser la refinería para los esfuerzos de la petrolera estatal para terminar con la dependencia de las importaciones de combustible.

La refinería tendrá capacidad para procesar 340 mil barriles diarios de crudo, lo que sumaría cerca de 20 por ciento a la actual capacidad de refinación en México.

Analistas ya cuestionaban la capacidad de Pemex para aumentar la producción de combustible por la disminución de la producción de petróleo para sus refinerías, la falta de mantenimiento de las plantas y su enorme carga de deuda, la mayor entre las grandes petroleras.

En 2019, el presupuesto inicial del proyecto era de 8 mil millones de dólares cuando se propuso. Desde un inicio, los contratistas internacionales consideraron que el presupuesto era caro, negándose muchos de ellos a participar en su construcción en ese momento.

Como resultado, AMLO encargó a la empresa estatal de petróleo y a la Secretaría de Energía de México que completaran el trabajo dentro de un ambicioso plazo de tres años.

Después de la pandemia, los costos aumentaron considerablemente debido a una serie de nuevos contratos para cumplir con la fecha límite de finalización de la construcción en julio para que lograra alcanzar la producción total en seis meses. La cantidad de contratos contabilizados por Pemex aumentó de alrededor de 100 a unos 270.

Deja un comentario

Nosotros

El Semanario Gráfico inició circulación en noviembre de 2020, tras 11 meses de desarrollo. Nuestros primeros pasos en el periodismo lo dimos como Sala de Prensa, proyecto universitario que mantuvo vigencia por más de 7 años.

Reciente

Siguenos

Suscríbete a nuestro portal

Toda la información al momento