¡No levantan en casa! La Franja femenil cae 1-0 ante León; cuarto descalabro de local

Foto: Oscar Rodríguez
Staff Semanal Gráfico

Staff Semanal Gráfico

La esencia pura del futbol se encuentra en la afición. Es aquella que cultiva el deporte en el estadio, la pasión de la Liga.

Con las gradas vacías, ante la contingencia de Covid-19 en México, saltaron a la cancha Puebla y León en el estadio Cuauhtémoc, en juego a puerta cerrada.

La tribuna fantasma no fue lo único que hizo falta en el encuentro, el acto protocolario entre jugadoras dejo un “sin sabor” antes del silbatazo inicial.

“Señor dame la fuerza necesaria para vencer el encuentro…”, fueron las voces de las poblanas que se escucharon en todo el recinto; en busca de su primer triunfo en 6 presentaciones de local.

Las leonas llegaron con instinto cazador de su presa, el esférico y una victoria. Constantes tapones y pelotazos irrumpían los pases de las poblanas. Itzia Tenahua junto con Montserrat Martínez persistieron con candela por la lateral derecha en área poblana para ejecutar los posibles goles.

Jorge Gómez, técnico de Puebla, en el transcurso del juego se mostró tenso, no paró de gritar a sus jugadoras: “¡Mireya!, a la lateral, ¡Baja!”. Gran parte del primer tiempo se mostró molesto con el accionar del equipo que no podía meter un gol.

La primera mitad terminó con el cero para ambas escuadras. El juego parejo y remates en zonas de ambas contrincantes, no fueron suficientes para su asertividad a la ejecución. 

En el segundo tiempo, con más tensión en el campo, el árbitro marcó en el feudo del área chica un fuera del lugar, haciendo invalida la primera diana de la Fiera. 

No pasó mucho cuando Diana García se metió dentro del área, solitaria se postró ante la arquera Brissa Rangel y lanzó un bombazo logrando el 1-0. 

Jorge Gómez, de pie en su zona marcada, entró en furor, en pánico. Por la irritación del momento, después de dar un giro con dirección a la banca, arrojó un objeto de color negro que sujetaba la mano zurda. El encuentro lo tenía perdido, las leonas poseían la victoria en la bolsa.

Últimos minutos señalaban en marcador, el equipo blanquiazul reiteraba sus encuentros en el área de las visitantes, 4 minutos extras, no fueron suficientes, Jorge en enajenación, una botella ahora en su mano, nuevamente la arroja al terreno, se dirige a la banca y prosigue a sentarse.

Deja un comentario

Nosotros

Lorem fistrum por la gloria de mi madre esse jarl aliqua llevame al sircoo. De la pradera ullamco qué dise usteer está la cosa muy malar.

Reciente

Siguenos

Video Semanal

Suscríbete a nuestro portal

Toda la información al momento