Rechazan daños contra cenotes y van por tramo elevado del Tren Maya

Foto: Especial

Las demandas en contra del Tramo 5 del Tren Maya, que conecta de Cancún a Tulum, en el estado de Quintana Roo, no frenan los planes de construcción del gobierno federal que está por iniciar una operación de riesgo sobre cenotes de la zona; a fin de montar un viaducto elevado que permita la visibilidad del mar y la selva cuando arranquen las operaciones comerciales.

Esta semana, el presidente Andrés Manuel López Obrador dio luz verde al Fondo Nacional de Fomento al Turismo (Fonatur), la constructora operadora, para la colocación de pilotes –estructuras de concreto que fortalecen el suelo- de 25 metros de altura, en un trayecto cercano de 112 kilómetros.

El trabajo de perforación que habilitarán los cimientos de las vías, causará la invasión y muerte de espacios acuáticos, además de la contaminación de mantos de agua dulce.

La organización Sélvame del Tren protestó con una nueva denuncia y reafirmaron la oposición de las obras de la conexión ferroviaria.

“Es la sentencia de cómo van a destruir la selva, los cenotes y las cavernas. Es como si el asesino estuviera confesado su plan antes de matarte. (…) Ahora están dando una receta para que el tren no se caiga, pero dándole en la torre a la selva, destruir, pero que no se caiga el tren.”, lanzó el activista José Urbina.

En días pasados, López Obrador justificó la instalación de los pilotes en pruebas de resistencia que realizaron ingenieros militares; un informe planteó que servirían para evitar colapsos y no vulnerar hábitats naturales.  

“La frontera entre el agua dulce y el agua salada nos brinda un buen terreno (firme), para que los demás consorcios lo consideren en sus estudios.”, documentó un especialista al mandatario federal en una gira por el Tramo 5.

Para la activista Cristina Nolasco, el proceso sí o sí seguirá atentando a gran escala la flora y fauna de Quintana Roo, sean cuales sean las modificaciones de planos o análisis de campo presentados por el orden gubernamental.

“El suelo sí es kárstico: frágil, ‘desmoronable’ y colapsa continuamente de forma natural. Esta es la zona de mayor riesgo kárstico que tenemos. No se habían hecho estudios de mecánica de suelos, geofísicos, hidrológicos para este tramo, improvisado (por el cambio de ruta a petición de hoteleros) en enero de 2022. A pesar de ello: han desmontado selva virgen y fragmentado ecosistemas ciegamente.”, sostuvo.

Hasta el momento, ningún ambientalista u organización ha presentado un amparo de suspensión de la obra, pero no se descarta que ocurra antes de la quincena de diciembre. El Tramo 5 sur ya había sorteado dos litigios antes, pero en ambos jueces resolvieron declinar la pausa de operaciones. 

Deja un comentario

Nosotros

El Semanario Gráfico inició circulación en noviembre de 2020, tras 11 meses de desarrollo. Nuestros primeros pasos en el periodismo lo dimos como Sala de Prensa, proyecto universitario que mantuvo vigencia por más de 7 años.

Reciente

Siguenos

Suscríbete a nuestro portal

Toda la información al momento